Cultura

Isabelle Carré: "Es una escritura muy musical"

Puedes verla en el teatro donde interpreta a Baby y bucea con ella de niña leyendo su primera novela The Dreamers.

¿Qué te hizo querer escribir?

He estado escribiendo durante mucho tiempo. Empecé hace unos 10 años para anotar cosas a granel, luego, a los 26, me detuve. Incluso escribí una novela, La jaula, una mezcla de realidad e imaginación. Y guardo todo esto para mí.

Entonces, ¿por qué quieres escribir Los soñadores ?

Siempre he sido el discreto, el que escucha más que el que hace confidencias. Y luego llegó el momento en que quería encontrar las respuestas a las preguntas enterradas en mí, para liberarme y compartirlo. Entonces, durante tres años, escribí sobre mí, mi familia, pero sin investigar, sin buscar fotos, cartas. No es una historia, es una novela que comienza con la realidad pero con personajes. Tenía recuerdos muy claros, otros más vagos. Me dejé la libertad de inventar. Puedo quedarme horas para cambiar tres palabras, encontrar el ritmo correcto. Es una escritura muy musical.

Escribir es un placer?

Un placer loco y solo leí este libro cuando se terminó. Escribir me ha permitido liberar emociones, descubrirme a mí mismo. También participé en talleres de escritura con Philippe Djian, todos los jueves durante tres meses, fue grandioso, abrí las compuertas. Philippe Djian fue muy directo, fue muy valioso para mí.

Pequeño, ¿qué querías hacer?

Como en los sueños, tenía un deseo de libertad, de volar, de escapar. Yo quería ser bailarina y a los 14 años me encontré enfrentando un fracaso. Me di cuenta de que no era posible, que nunca sería una estrella. Y finalmente el teatro me permitió encontrar el escenario. Eso me hizo muy feliz y escribir hoy es un placer nuevo.

Usted ya vivió en un mundo muy artístico ...

A mi padre le encantaba llevarnos, con mi hermano, a visitar museos, especialmente en el Museo de Arte Moderno. Nos quedamos mucho tiempo, nos explicó las imágenes. Es uno de los momentos brillantes de mi infancia. Y luego estaba el escenario muy teatral de nuestro apartamento, todo era teatro rojo. Fuimos al Centro Americano, hicimos expresiones corporales, danza africana, pintura ... Escuchamos mucha música. Estábamos mintiendo en la oscuridad con mi hermano y escuchamos a Keith Jarett. Se sentía un poco como en la caravana querida por Jean Cocteau. Al escribir, tuve el gran placer de regresar allí, al país de la infancia. Aunque hubo momentos dolorosos, guardé la maravilla.

Este gusto por la cultura, ¿se lo transmites a tus hijos?

Sí, como lo hizo mi padre. Tenemos un día de museo, visitamos, almorzamos y terminamos en la tienda. Es como un ritual, solo para nosotros. Nos gusta ir al museo del quai Branly, al Centro Pompidou, al Museo de Luxemburgo, es como una fiesta. Argumento que hay más arte de la escuela, que podemos hacer teatro, ver exposiciones, pintar. Realmente creo en el tejido de las asociaciones, podemos hacer grandes cosas como ser madrinas de niños con la asociación Un niño de la mano. Pero tienes que dedicarle tiempo, no vayas demasiado lejos para ser realmente eficiente.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Actualmente, juego bebé en el Atelier Theatre. Es la reunión de una pareja rica de Nueva York que quiere un hijo y una familia muy pobre que está esperando su quinto hijo. La autora, Jane Anderson, denuncia el dominio de las clases. También habla del deseo de un niño, el niño soñado, el niño perfecto, padres perfectos ... Pero si fuéramos perfectos, ¿qué sería de nosotros? Es una pieza muy fuerte, muy justa, que no juzga a nadie, que hace preguntas. Además, también me puse en la escena.

Tu felicidad?

La lectura. Es fundamental, puede salvar un día. Prefiero ir a una librería que a una zapatería.

¿Y tu sueño?

Juega una obra de Patrick Modiano, tiene buenas palabras y continúa escribiendo.

¿Dónde te sientes mejor?

En el País Vasco, que descubrí por casualidad. Me gustaría vivir allí. Me gusta esta identidad fuerte, el rojo, la arquitectura, la montaña, el mar, incluso la lluvia. Me gusta esta idea de una tierra que teje vínculos fuertes con el pasado, sin retirada de identidad, sin rechazo del extranjero. Me siento bien

Entradas Populares

Categoría Cultura, Artículo Siguiente

Chimène Badi: nuevo recluta de Gatos
Cultura

Chimène Badi: nuevo recluta de Gatos

La compañía del musical Les Cats expande y da la bienvenida no a una nueva voz de "gato" sino a una tigresa, la de Chimene Badi. El cantante de 33 años asumirá el papel de Grizabella, una estrella caída y rechazado por otros gatos. Para 35 actuaciones en el Teatro Mogador en París, y para el placer de sus fanáticos, interpretará el mayor éxito del espectáculo "Mi vida", popularizado por Barbra Streisand, bajo el título de "Memoria".
Leer Más
Cultura

"El lago desconocido" también es bueno en mi sala de estar

La fiesta desnuda No se distraiga con la farándula de zizis, pequeña, grande, fea, bella, que permite admirar "lo Desconocido del lago". Incluso si esta trivialidad, mezclada con ternura infinita, a veces se presta a la risa, no estamos en Pierre Perret, no, estamos en Alain Guiraudie, en una de las mejores películas francesas del año.
Leer Más
13 en la mesa: un libro para los Restos du coeur
Cultura

13 en la mesa: un libro para los Restos du coeur

13 en la mesa, es una buena receta inventada por Pocket y servida solo para el beneficio de Restos du coeur. Una segunda edición en realidad. El primero permitió, el año pasado, distribuir 1,400,000 comidas. El principio: reunir en un solo libro noticias inéditas de una gran docena de escritores exitosos en torno al mismo tema.
Leer Más